Los jóvenes podemos cambiar el mundo ¡Propóntelo!
   
  La Multitud [La Subversiˇn es la Cultura]
  ¡Hasta el Papa lo sabe!
 
¡Hasta el Papa lo sabe!
 

Por Hecmilio Galván
Email:
triunfaremos@gmail.com
06 de abril de 2009




La tierra acaba de temblar en Roma, y no fue solamente un fenómeno natural.

Y es que el Papa, el Rey del Vaticano, no suele emitir declaraciones ligeras. Pocos temas de interés mundial concitan tanto su interés como para que emita declaraciones. A saber, el Sida en África, una que otra Guerra, el cambio climático, el hambre en el Mundo y la Corrupción en República Dominicana…¿Qué, Qué?

Así es, la corrupción política en este pequeño país del Caribe, ha crecido tanto, es tan grande, que ya ha adquirido envergadura internacional, provocando preocupación hasta en el mismo Santo Padre.

En otras palabras, los funcionarios de la República Dominicana son tan ladrones, y lo hacen con tanto descaro, impunidad y apoyo, que HASTA EL PAPA LO SABE.

Poca importancia le hemos conferido a este inusitado fenómeno en nuestro patio. No hemos interiorizado lo suficiente, de que tan grande es el latrocinio de quienes nos Gobiernan, que ha tenido que ser el Máximo líder de la Iglesia Católica, desde miles de kilómetros de distancia, el que tenga que enrostrárnoslo.

Es tan hedionda la putrefacción del Gobierno que el vaho, el fétido olor, se escapa de palacio y llega lejos, tan lejos, que por más que su prensa vendida quiera, no puede ocultarlo, taparlo, esconderlo.

Y ya que la Jerarquía de la iglesia católica dominicana está corrompida también, y participa activamente como cómplice y beneficiaria de estos desmanes, que su jefe, el que está en Roma, tiene que decir lo que ellos callan.

Seguro que el Sumo Pontifice escuchó hablar del nombre de Domingo Tavárez, en la OPTIC, de Yormán Vásquez, en el Consejo de Desarrollo Fronterizo, de Simón Lizardo, Luís Inchausti e Haivanjoe Ng Cortiñas y otros del PEME.

El Papa quedó ruborizado por el descargo de Anisia Risi y consternado por las andanzas de SOMO en la JCE.

Se rió mucho con la sentencia de la Suprema Corte de Justicia sobre la Sund Land, y todavía se preguntará qué habrá sido del hijo de Luciano Pichardo y su avioneta.

El Vicario de Cristo no entendió porque la empresa privada ENADE fue contratada para administrar los bienes inmuebles del Estado, si el Estado está para eso.

Se estremeció con el intento mafioso de instalar una Isla Artificial, donde Selman fue acusado de falsificar la firma del consultor jurídico del Poder Ejecutivo, para enviar el proyecto al Congreso y fue premiado con el Consulado de Nueva York y sus 1,000 elefantes, digo vicecónsules.

El Obispo de Roma, se pregunta todavía porque un Presidente de un pobre país, donde los hospitales dan pena o asco, a sigún, regaló US$25 millones de dólares para la construcción de un hospital privado en Santiago.

Esta fresca en la memoria del Sucesor de Pedro, el Helipuerto y de la devastación del Tornado Salcedo y su jugoso negocio con las palmas reales, y se pregunta que habrá sido de las Harley Davidson y los Alcoholímetros de Almeyda.

Sintió vergüenza cuando se enteró de la compra de unos aviones sobrevaluados a Brasil, y tristeza porque los militares del país están involucrados en el narcotráfico a diestra y siniestra.

Todavía no le cuadra el negociazo de Aerodom, y cuando quiso conocer el remozado Palacio de Bellas Artes, en su anunciada visita, supo también del manto de corrupción que lo arropa, y dijo que jamás visitaría sus parqueos.

Tanto se habló de ella, que se aprendió de memoria el nombre de Alejandrina Germán, alias Malaleche y sus mansiones millonarias en Jarabacoa a costa de la salud de los niños dominicanos envenenados con suero de puercos; se aprendió también en su español mascullado el nombre de Peña Guaba y sus Reyes, el de Licelot Marte y sus regalías y el de Franklin Beltré y sus motoconchos .

Que vergüenza sintió a ver que la Policía Nacional, corrupta e ineficiente, se dedique a fabricar fotomontajes en fotoshop para acusar a dirigentes populares.

Antes de escribir su discurso medito bien el estado del Congreso de la República lleno de legisladores que persiguen periodistas, falsificadores de títulos de propiedad de parques nacionales, con bancas de apuestas y dri clean y traficantes de chinos, sólo para decir algunas de sus más conocidas y nobles ocupaciones.

Pero, lo que más le ha impresionado al Papa de la República Dominicana, más que el Faro a Colon y el Pico Duarte, es la rampante impunidad de los políticos y empresarios dominicanos para seguir robando sin castigo. Después de gastarse millones en juicios y condenas, terminan siendo felizmente indultados por SU Presidente, en un sucio festín de insultos y complicidades.

Pero, lo que más debería preocuparle ahora al Papa, es que además de sus títulos comunes y tradicionales de Obispo de Roma, Vicario de Cristo, Sucesor de Pedro, Santo Padre, Sumo Pontífice y Siervo de los siervos de Dios, también quizás tendrá que usar uno nuevo. Esta vez otorgado por los vocingleros pagados por el PLD o por sus pedantes in-funcionarios, y es que no pocos de ellos, por sus declaraciones estremecedoras y correctas, acusarán y le endilgarán un nuevo título; y es que el Papa, desde hoy, también tendrá que usar el título de “perredeista”.

 


¡Pobre Benedicto XVI! ¡Pobre República Dominicana!

Mayor información en
http://www.lamultitud.net/
 
 
  191769 visitantes (400434 clics a subpáginas) Han conocido de la Multitud Estas navegando en una página revolucionaria. No reservamos ningún derecho, luchamos por un mundo para todos/as.  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=